Transiciones


Artículo Modificado de Marshall 275 en WordPress, marzo 2012

¿Te ha pasado que comprabas películas (legales) en DVD en tiendas establecidas a precios altos, nada más para verlas una vez y después nunca más las vuelves a ver? ¿Apoco no te duele el codo cuando, luego de algunos años, te das cuenta que gastaste una miríada de pesos que posiblemente pudiste haber invertido en algo más provechoso? ¿Y apoco no, ahora te duele más, cuando puedes tener mucha más variedad en línea, a buen precio, sin salir de casa?

A mi sí me pasa muy seguido. Sé que gasté en películas una buena suma y las películas en DVD o Blu-ray ahí están, en sus cajitas, muy hermosas, llenándose de polvo en el estante del mueble que les compré para tenerlas siempre a la mano, volviéndose obsoletas porque ya no tengo un reproductor de DVD funcional, ya que los que había, han estado tan en desuso que se descompusieron. Son más de 80 películas que compré a precios que iban de $90 a $450 o más, como la caja de 4 temporadas de la serie televisiva “Lost”, que no salió en menos de $1,000 o las trilogías de Star Wars, que tengo repetidas varias veces, según las diferentes versiones que salieron, con algunas escenas extras o sonidos que se prometían extraordinarios.

Ahora que he descubierto que puedo “alquilar” una película en Internet, a un precio muy económico para ver en un ancho de banda no tan alto, con calidad muy parecida a la que proporcionan los mismos DVD, realmente pienso que pude haberme ahorrado unos cuantos miles para comprar una buena pantalla o un proyector con los que podría estar disfrutando estas películas en una experiencia muy similar a la de estar en la sala de cine, junto con mi familia o mis amigos, pero de manera mucho más cómoda y ahorrándome el espacio que ocupan mis DVD y el mueble que las guarda.

Lo mismo sucede con la música. Quienes se han pasado su vida comprando vinilos, se dieron de topes en la pared cuando tuvieron que migrar a los CDs y ahora cuando tienen que meter todos sus CDs en una minúscula consola llamada iPod o Zune y que ahora ya nadie compra los CDs ni aunque se los regalen, teniendo tiendas en línea como iTunes o de subscripción, tipo Spotify o YouTube Music. ¿También pasa con los libros? sí, también… ahora se usa tener libros electrónicos en la Laptop o en el iPad o el Kindle.

¿A qué nos lleva toda esta reflexión? a que los medios y los contenidos están cambiando la forma en la que vemos y percibimos muchas cosas que dábamos por sentadas hace no mucho tiempo. ¿Afecta en lago no pensar en ello? absolutamente, no. Puedes continuar tu vida comprando tus películas en Blu-Ray o tus canciones favoritas en CD o tus libros en papel y no va a pasar nada pero alguien, en algún momento, podría hacerte sentir un poco incómodo. Precisamente, me imagino a mi hijo menor preguntándome si acaso alguna vez existieron las enciclopedias, que se consultaban en un libro, siendo mucho más rápido consultar la Wikipedia o buscar información actualizada en Google… resulta irrisorio. En fin, mientras no nos quieran meter la comida en comprimidos, todo está bien.